jueves, 26 de diciembre de 2013

Palacio Alhajadú en Navidad


 




Uno de los sitios que solemos visitar en Navidad es Madrid, es casi una tradición.
Ayer aparcamos  en el parking de Las Descalzas y cuando sallimos a la calle nos dimos cuenta que estaba lleno de familias con niños, claro, estábamos a un paso de Cortylandia y nos quedamos a verlo. Cientos de padres con niños esperando a que comenzase el "espectáculo"...
Yo era la segunda vez que lo veía y sinceramente me esperaba otra cosa. Varios osos articulados moviéndose lentamente cantando villancicos. Me hacía gracia ver a los padres y madres cantar las canciones más alto que los propios niños y balanceándolos sobre los hombros al ritmo de la música.
Conozco a mucha gente para la que Cortylandia es un "must" en Navidades, y lo disfruta como cuando era niño pero yo no termino de cogerle el punto.
Cuando llevávamos diez minutos de "concierto" el oso cantarín ha anunciado una canción más y Bruno ha dicho en voz alta -"otra más no, por favor". Los padres no nos damos cuenta que tienen su propio criterio.

Por suerte al lado de Cortylandia  descubrimos por casualidad el palacio Alhajadú. Un espacio cultural de La Casa Encencida y la fundación Caja Madrid  pensado para las familias que alberga talleres, cine, teatro y con un mercadillo navideño de productos artesanos, libros, juguetes, gastronomía... todo pequeñas marcas "made in Spain".
También espectacular es la sala en la que los niños pueden colorear libremente las paredes y la  iniciativa "Pide un deseo" en la que los niños pueden encender más de 80 luces e ilumniar todo el espacio central soplando con una pajita.
A si que, si vais a ver Cortylandia, no os lo perdáis, es un buen plan con niños esta navidad.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...